Dietas milagro

57

No te creas NADA de las dietas milagro

Tratar de compensar los excesos de comida con un ajuste es un error. Debemos volver a lo que debe ser lo normal a la hora de comer porque, aunque no se puede hablar de una dieta o de menú perfecto, sí debemos tener en cuenta que una dieta saludable es una dieta con más alimentos frescos de origen vegetal y con menos de origen animal, con pocos alimentos procesados y prácticamente ninguno ultra procesados (ocasiones muy puntuales), con un contenido reducido en sal, azúcar y grasas saturadas (salvo las de algunos lácteos enteros como el yogur). Dietas milagro. Dietas milagro

No te creas NADA de las dietas milagro

De esta forma, “controlaremos nuestro peso y cuidaremos de nuestra salud”, subraya en una entrevista con Infosalus el doctor Ramón de Cangas, dietista_nutricionista del Comité Asesor del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas.

Por ello, rechaza la puesta en marcha de las conocidas como dietas milagro(Atkins, Dukan, dieta basa da en la enzima prodigiosa, dieta de la sopa quema grasas, dieta de la alcachofa, factor 5, basada en la biorresonancia, o las dietas détox entre otras).

Qué se considera una dieta milagro

Según un documento consenso del año 2012 del entonces denominado Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, las características de las dietas o métodos fraudulentos son, entre otros:

“Prometen resultados rápidos, asombrosos o mágicos; prohíben el consumo de un alimento o de un grupo de alimentos; contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida; incluyen relatos, historias o testimonios, sin documentar, para aportar credibilidad; se pueden auto-administrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados; contienen listados de alimentos buenos y malos; exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente o de un alimento; incluyen o se basan en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento dietético; garantizan los resultados o prometen devolver el dinero si no funciona”, detalla el experto.

NO a las dietas milagro

Así, el dietista-nutricionista enumera 5 de las principales razones por las que no adherirse a una dieta milagro: Dietas milagro. Dietas milagro

1. Pueden instaurar unos hábitos nutricionales alejados de lo saludable, que mantenidos en el tiempo, pueden provocar problemas. Además, a corto plazo algunas también pueden provocar daños en nuestro organismo.

2. El conocido efecto rebote se produce en muchas de estas dietas porque provocan una pérdida de glucógeno muscular y hepático, y de agua intracelular asociada ( por grada gramo de glucógeno hay 2,7 gramos de agua corporal), y al comer normal se recupera rápidamente.

3. “Además, si son mantenidas en el tiempo pueden provocar una pérdida de masa muscular que reduce ligeramente el metabolismo basal ( aunque es cierto que la contribución del músculo al metabolismo basal no es tan grande como se pensaba en cuando a la diferencia respecto a otros tejidos)”, apostilla.

4. Pueden provocar pérdida de masa muscular, perdida de densidad ósea, incremento del riesgo cardiovascular y metabólico entre otros factores.

5.Incluso, algunas mantenidas en el tiempo pueden incrementar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

Consejos para una dieta saludable

Finalmente, el doctor Ramón de Cangas recuerda que una dieta saludable no guarda relación con un reparto exacto y concreto de porcentajes de macro nutrientes, sino con el tipo alimentos ingeridos.

Por ello, resalta que, para garantizar un menú saludable para toda la familia se debe pensar que en él siempre deben primar los alimentos de origen vegetal, con una alta presencia de verduras y hortalizas frescas, de frutas frescas y de otros alimentos como cereales de grano entero, legumbres, o frutos secos, por ejemplo.

Asimismo, indica que el pescado (blanco y azul), las carnes (pollo, pavo o conejo, limitando las carnes rojas y limitando aún más las carnes procesadas), y los huevos forman parte de un menú saludable pero se debe de tener en cuenta que no debemos consumir raciones desmesuradas.

“No se trata de consumir pechuga de pollo con dos champiñones sino una ración abundante de verduras y de hortalizas, y una ración más moderada, de lo que muchas veces ingerimos, de alimento proteico”, precisa el experto.

Por otro lado, señala que los lácteos (especialmente el yogur entero no azucarado, tal como indican las últimas evidencias científicas) también forman parte de un menú saludable. Como fuente de grasa, el aceite de oliva.

“No hay que olvidar la forma de cocinado también importa, por ello elegir técnicas culinarias sencillas como papillote, vapor, hervidos, horno es preferible a otras como frituras, o empanados.

Si consumimos todos estos grupos de alimentos con la frecuencia y los tamaños de ración recomendados estaremos cubriendo muy probablemente todas nuestras necesidades nutricionales y reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas”, sentencia.

Fuente:  Ecoticias.com

-=<oOo>=-

Puedes ver más artículos en mi Fan Page de Facebook y ojalá quieras darle un “Me gusta”

Compartir
Tratemos de cuidar nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestro entorno, para vivir con energía y aprovechar y disfrutar al máximo, cada momento. Desde mi experiencia profesional de más de 30 años como preparador físico y especialista en Health & Fitness, además de apasionado de la naturaleza, quiero compartir con vosotros mis conocimientos, convencido de que un estilo de vida saludable, puede hacer que la vida sea maravillosa.

No hay comentarios

Dejar respuesta